Cambiando hábitos: “Y tal como han descubierto los científicos, no solo cambian las vidas de las personas cuando se ocupan de sus hábitos. También las empresas, organizaciones y comunidades pueden hacerlo.”



“Toda nuestra vida es una masa de hábitos”, dijo el psicólogo funcional William James en 1892. Muchas de las elecciones que tomamos cada día pueden parecer producto de una decisión muy bien estudiada, pero no lo son. Son hábitos.
Cómo funcionan los hábitos
Los hábitos son aquellas decisiones que tomamos un día para realizar una acción, luego la hacemos de manera repetida de tal forma que se desarrolla  mecánicamente hasta llegar a olvidar la razón por la cual se tomó la decisión.
 Cada decisión que tomas a conciencia y se convierte en hábito, finalmente llega a transformarte en una persona organizada y proyectada hacia tus objetivos.
Según los científicos, los hábitos aparecen porque nuestro cerebro está siempre buscando formas de ahorrar esfuerzos. Cuando haces algo rutinario, el cerebro no toma decisiones, se relaja y descansa. Esto es bueno porque nos despreocupamos y nos relajamos del “corre corre”  del día a día haciendo cosas intencionadas. Pero es malo cuando se trata de un hábito que no queremos porque el cerebro se desconecta, entonces tenemos que luchar en contra de él.
Según numerosos estudios neurológicos y psicológicos, los hábitos se pueden cambiar. Si eres capaz de entender cómo funcionan, podrás actuar sobre ellos con más posibilidades de éxito. Y funcionan en ciclos de tres pasos:


Cómo crear un nuevo hábito
En esta creación que a veces resulta ser tan difícil es bien importante tomar conciencia sobre la recompensa o beneficios que traerá ese nuevo hábito a la vida; luego, pensar prácticamente en  la SEÑAL-RUTINA–RECOMPENSA.
Cómo cambiar un hábito
Los hábitos nunca desaparecen, y esto hace valer algunos dichos tales como: “El que es, nunc a deja de ser” y cosas parecidas; no obstante, no se puede erradicar un hábito, pero se puede cambiar. Y la regla para cambiarlo es sencilla: manteniendo la misma señal y la misma recompensa, sustituye una rutina por otra. Si eres consciente de cómo funciona tu hábito, e identificas la señal que lo genera y la recompensa que buscas, puedes cambiar la rutina.
El optimismo y la actitud positiva son los mejores amigos para los cambios, como también lo es el relacionarse con gente que vaya en esa misma línea y personas que conozcan de lo que tú buscas.
Dicen que las personas que son exitosas en diferentes campos de la vida, le deben gran parte de su éxito a la consecución de hábitos propuestos y realizados religiosamente.
“Y tal como han descubierto los científicos, no solo cambian las vidas de las personas cuando se ocupan de sus hábitos. También las empresas, organizaciones y comunidades pueden hacerlo.”

Gracias por tu lectura.
                                                                                                        
                                                                                                           Avanzarte Asesorías Pedagógicas
                                                                                                             Enlace : 
Avanzarte Asesorías Pedagógicas

Charles Duhigg, graduado en la Universidad de Yale y en la Escuela de Negocios de Harvard, es uno de los periodistas más reputados del New York Times. Su trabajo ha merecido premios diversos en Estados Unidos, entre ellos el de la Academia Nacional de Ciencias, el Nacional de Periodismo y el George Polk. En el año 2008 fue candidato también al premio Pulitzer de periodismo por un documental.  

Entradas populares

EL PERRO