El lujo de escribir bien

El lujo de escribir bien
 “ola k ase”
Al leer, leer y  leer mis redes sociales, siempre observo los estados de las personas que conozco y que no conozco, pero están en mi lista de contactos. De esa constante e interesante lectura planteé un tema sobre el cual decidí  escribir hoy.
Las faltas ortográficas y el uso incorrecto de las palabras y expresiones sin coherencia apuntan a un problema, que aunque no es muy grave, si merece extremo cuidado. En el afán de la vida, la escritura y las expresiones por estos medios son una total miscelánea de frases incoherentes, faltas ortográficas, redundancia y palabras con omisión de letras que hacen parecer que hay problemas de dicción.
Las redes sociales le han hecho promoción a la escritura de una manera exponencial, pero al mismo tiempo han expuesto claramente las grandes falencias escriturales de todos o la falta de consciencia o seriedad al emitir un comentario, sin percatarse que así  como se escribe, así mismo se edifica la imagen que desea tener,  es como cuando usted es selectivo en la ropa, reloj, automóvil que quiere usar, así mismo su escritura y manera de hablar dice quién es usted o al menos qué resultado hay de su experiencia entre los libros.
Algunas de las modernas frases que he visto por ahí son:

“ola k ase” (Hola, ¿qué hace?),                                                                                                                     “k +” (¿Qué más?),                                                                                                                              “kiero vt ”(¡Quiero verte!) y sin número de faltas ortográficas donde la “z” es la reina del atentado al idioma.
Y es que para muchos, escribir en las redes sociales es cuestión de expresarse como se quiere, de moda, de actitud y que no están presentando un trabajo universitario, ni están siendo calificados para la tesis de graduación; entonces esto nos deja pensar que lo que supuestamente se aprendió al respecto, es para momentos especiales donde necesita lucir una imagen, como cuando sacamos ese vestido especial para lucirlo en un evento puntual. Pero para quienes tratamos de ser perfeccionistas en cuestiones de ortografía y gramática, se nos hace una falta de respeto. Es una cuestión de falta de consciencia sobre el recorrido que ha tenido sobre las letras, es desapego por los ideales que lo llevan al desarrollo personal, es desconocimiento de un camino al éxito y, en últimas, una absurda manera de volver fiesta la escritura en estos medios.


La ortografía no es un solo lujo, sino una herramienta que te aproxima al conocimiento y hace de quien la asume con compromiso, una persona con una imagen intelectual positiva, que avanza al desarrollo, confiable e interesante. Y es que ésta herramienta para la vida no es de dominio de profesores de lenguaje, escritores, periodistas o lingüistas, ésta debe ser universal en profesiones y oficios.
¡Gracias por leernos!
Esperamos que tu, lector, seas un portador de buenas intenciones con la escritura.

Entradas populares

EL PERRO