Loro viejo no aprende a hablar.



Loro viejo no aprende a hablar.





¡Este dicho popular, si que dice! y no por su significado en sí, si no porque es la frase que más se repite cuando no se puede manejar algo, en lo cual no somos expertos.
Nos ha convencido por años, "y no se cuantos" , que las personas adultas, cada vez se les hace más difícil aprender algo que se propongan. Allí hay dos elementos importantes que no se pueden desconocer. El aprendizaje se da de manera más fluida en los primeros años de la vida de un niño, ya que en esa etapa el cerebro abre su máximo potencial hacia el aprendizaje, de allí que sea demandante brindar un óptimo ambiente socio-cultural al niño, propicio para que explore y aprenda. El otro elemento que debemos atender es que los hábitos y creencias de las personas mayores se han repetido por tantos años, que se torna difícil desvirtuar algo que ya se considere una verdad con el paso de los años.

No existe edad en la que no se pueda aprender, y quien diga lo contrario, está rehusándose a renovarse, renacer y vivir en armonía con las nuevas tendencias. Según Avanzarte, esto puede ser diferente.

Aquí ocho hábitos de las personas abiertas al cambio y al aprendizaje constante, demostrando así que "loro viejo si aprende a hablar"


  1. Reconoce que el mundo es cambiante y que día a día hay descubrimientos que le aportan al desarrollo social, la ciencia y la tecnología para vivir más cómodamente.
  2. Aprecia y valora la tierra y la naturaleza desde el concepto de cuidado y se preocupa por aprender a conservarlas.
  3. Sabe que la cultura del cuidado empieza en sí mismo y trasciende a la familia, a la sociedad y al mundo, por eso aprende a cuidarse en su salud física y emocional, transformándose como agente transformador.
  4. Establecen un balance entre la audacia y la libertad de la juventud y la estabilidad y la coherencia de la madurez, es así como estas personas no miran el calendario para detenerse ante el aprendizaje , si no que lo toman como impulso para vivir de manera actual.
  5. Nunca se quejan ni hacen reproches sobre lo que no hicieron si no que se preparan y lo planean para hacerlo de una manera mas enfocada y así obtener mejores resultados.
  6. Conocen sus defectos y  limitaciones, por lo tanto resaltan sus fortalezas para aprender significativamente desarrollando acciones metacognitivas (conciencia de aprendizaje) y corrigiendo de manera sustancial lo que no está bien.
  7. Hacen un excelente planificación y optimizan el tiempo para dedicarlo de la mejor manera a los asuntos importantes. No pospone.
  8. Saben que la vida es ahora y que la felicidad depende de sí mismos optando por aprender en todo momento y desaprendiendo los hábitos errados que entorpecen el camino al éxito.

Entradas populares