Mi comportamiento cuando me piden "Ser buena"



La "Regla de Oro" dice:

                            "Trata a los demás como te gustaría que te trataran a ti mismo"

Ese es el intento que hace cada día toda persona que se reconozca consciente. Pero es posible que alguien se moleste o demuestre su resentimiento al pedírsele que sea bueno; y tal vez ese resentimiento no provenga de su incapacidad para tener una buena conducta, sino de que no entiende el concepto  de tener buena conducta completamente.

Cuando alguien nos  grita, nuestra reacción inmediata es responder igualmente gritando; esto se da mecánicamente como instinto de defensa ante un agravio. Podemos entender que la persona que originalmente gritó, tuvo una razón para hacerlo; razón que la llevó al límite y no pudo contener más su indignación hasta que estalló en un grito. Viéndolo desde este punto de vista es entendible que tengamos un límite y que es así como explotemos: "A gritos" ; pero cundo los límites ya no existen y es la mecánica básica y normal de nuestra vida vivir en un constante dialogo de altos decibeles, estaríamos frente a un ejemplo de lo que es tener una "mala conducta" y  entonces se le pediría
                                                                   "Ser buena"

Tal vez quisieras que alguien te diera la mano cuando estés en problemas, o que te escuchara cuando estés deprimido, o que te admiraran cuando hayas sobresalido en algo, o te felicitaran por tu logro alcanzado o simplemente te abrazaran para decirte que te quieren.
También quisieras que te comprendieran cuando necesitas estar solo, y que entendieran tus limitaciones normales de un ser humano, o que te dejaran descansar cuando estés agotado, o que reconocieran tu trabajo  y tu creatividad, también que te hablaran con la verdad siempre y te gustaría que no te atropellaran en tu ascenso a la cima, que respetaran tu espacio, o que pudieras dormir en tranquilidad, que la bulla de tu vecindario no perturbara tu descanso, o que las incompetencias de tus compañeros no afectaran tu labor, o que los demonios de la mente de los envidiosos no intercedieran en tu destino.

Entender todo eso que te gustaría para ti, contiene la esencia de seguir la "Regla de Oro", siempre y cuando no se entienda con egoísmo, y se pueda tener empatía, tolerancia y buena voluntad.  Cuando me piden "Ser Buena", me están pidiendo que reconozca todo lo que quiero para mi.
Es sencillo:
Todo lo que quiero para mí, otro también lo quiere para sí mismo y mis acciones tal vez tienen que ver en ello.                                                 


¡Gracias por tu lectura!
Te invito a compartir

Luz Marina Peña

Entradas populares

EL PERRO